Si planificar una mudanza requiere concentración en cada paso e ir avanzando hasta el día “D” y hora “H”, el capítulo: “qué se va a hacer con las cosas frágiles y quien se va a encargar”,  tiene su importancia. Se trata de que todo llegue bien a su nuevo destino.

Existe la opción de especificar, al contratar con la empresa de mudanza, que sean sus operarios quienes realicen la labor. En este caso, la experiencia y los materiales adecuados les darán un alto grado de seguridad. O bien la opción de embalar ustedes mismos. Si fuera así, no se preocupe, tampoco es tan horrible.

Antes de embalar, reúna lo siguiente:

  • Con antelación, pida al estanco o al supermercado del barrio que le guarden cajas de cartón. Conviene no elegirlas muy grandes para que resulten manejables.
  • Compre plástico de burbuja para envolver, cinta adhesiva y una precintadora manual con varios rollos de cinta de precinto.
  • Un cuaderno y rotuladores.
  • Reúna un buen fajo de periódicos y bastante paciencia.

Saque todas las piezas de sus lugares, el apartado cristalería tiene su miga: copas, jarras, porcelanas, el reloj antiguo tan delicado, la vajilla…todo sobre una mesa. A su lado, el rollo de papel burbuja y tijeras, los periódicos, las cajas y la cinta adhesiva. Con cuidado, vaya envolviendo una a una cada cosa y vaya colocándolo en la caja. Hágalo de forma contrapeada en vasos, tazas y copas, procurando no dejar huecos entre ellas. Si los hubiera, antes de cerrarla,rellénelos con papel de periódico arrugado, toallas pequeñas o trapos de cocina, así evitará que se mueva el contenido. Cierre los bordes con la precintadora manual.

Puede anotar en el cuaderno lo que haya metido en esa primera caja y rotular(en ambos lados),el número 1. Luego en la 2, 3 y siguientes. Convendría crearse un código de letras que lo referenciara con el contenido. En el caso de objetos delicados, se pondría con el rotulador una gran letra F (frágil)para identificar que todas contienen lo mismo. Apile las cajas en lugar seguro, en una habitación que se ha preparado de antemano como almacén a la espera del traslado.

 ¿Qué pasa con la ropa?

Al planificar el traslado, la ropa es otro apartado que conviene decidir, para saber qué hacer con cierta antelación. Si antes de efectuar la mudanza ya tenemos disponible el lugar de destino (armarios), podríamos llevar, poco a poco en el coche particular, perchas con ropa fuera de temporada, ropa de casa o todo aquello que no tenga un uso cotidiano. De esta forma habremos adelantado mucho a la hora de colocar.

Todas las empresas de mudanzas de calidad, como las adscritas a FEDEM, aportan al traslado unos armarios flexibles que permiten llevar colgados trajes, gabardinas, abrigos, chaquetones, etc. Es un sistema seguro, limpio y cómodo porque al llegar solo hay volver a colgarlo todo.

Preparar una maleta o caja con las mudas o ropa de precisión en esos días difíciles, en los que no se está en un sitio ni en otro, es de vital importancia, máxime si hay niños por medio. Recuerde, más vale prevenir que lamentar.

Si quiere conseguir las mejores empresas de mudanzas profesionales, con garantía de calidad y seguro, contacte con una empresa de Fedem rellenando el siguiente formulario o haciendo clic aquí.

Solicita presupuesto y consigue el mejor precio


Nombre*

E-mail*

Fijo

Móvil*

Destino

Origen

Provincia*

Provincia*

Selecciona tu zona*

Selecciona tu zona*

Selecciona tu zona*

Población B*

Población A*

Ascensor*

Ascensor*

Planta B

Planta A


Fecha

Mensaje



*Campos obligatorios